Si vas a perder algo, que sea el miedo

Si vas a perder algo, que sea el miedo

Recurso 5

Lic.Comunicación.
Diana Tejada

Domingo 25 de Octubre, 2020

Una vez me dijeron que esta vida le pertenece a los audaces, y qué razón tenían.

Cuando el miedo se impone, nuestra visión se nubla; perdemos confianza, autoestima, motivación y ganas de hacer las cosas. Nos quedamos atrapados en un “no sé”, y se nos va el tiempo.

Desperdiciamos energía pensando en el qué dirán o en el posible fracaso, y preferimos no arriesgarnos (la zona de confort es una enemiga disfrazada de paz) una paz efímera.

Pero, ¿cómo salir de ahí? Sólo hay una respuesta… enfréntate a ti misma.

No importa cuanta meditación hagas, ni cuantos consejos o pláticas de motivación recibas, si no estás dispuesta a reconocer tus miedos y hacer algo por convertirlos en una fortaleza, nada de lo que hagas te va a hacer sentir bien.

“Muchas veces por miedo a perder, acabamos perdiendo”

Haz el ejercicio de preguntarte ¿De dónde vienen? ¿Qué te hace sentir así? ¿Qué puedes hacer para dejarlos? Y si necesitas ayuda para cambiar la situación. Este es el primer paso para hacer una retrospectiva en tu vida, y tomar las riendas de tus decisiones.

La aceptación es lo más importante, entender que el miedo es parte de la vida; que no se puede ir, y nos va a acompañar en cada una de nuestras etapas personales y/o profesionales. Pero, dejar de enfocar toda tu energía en sacarlo de tu vida y darle la mano, te va a hacer que dirijas tu mirada al final del arcoíris y no al inicio, donde todo parece nublado.

Tus acciones son “literalmente” un reflejo de ti, y tu eres el resultado de ellas. Sólo tu puedes decidir quién es el copiloto de tu vida: si el miedo o la audacia; recuerda que son ellos los que te ayudan a llegar a tu destino… y de ti depende cómo lo hagas.

 ¡No por miedo a perder, vas a dejar de jugar!


Leer anterior




Leer siguiente

Copyright © [hfe_current_year] [hfe_site_title]